Zonas recomendadas para inyectar la insulina

Aquellas personas con diabetes que para su control diario necesitan inyectarse insulina, deben tener en cuenta las zonas del cuerpo donde se la suministran, ya que ello va a tener bastante influencia en la efectividad que tendrá para controlar la glucosa en sangre.

En algunas zonas del cuerpo la insulina es absorbida más rápidamente que en otras. Además, si vamos a realizar algún tipo de ejercicio físico poco después de la inyección, no es recomendable que nos pongamos la insulina en la parte del cuerpo que más vamos a utilizar realizando ese ejercicio, pues ello acelerará la absorción y utilización de la insulina, lo que unido al ejercicio físico puede provocarnos una hipoglucemia.

También debemos tener en cuenta las insulinas que estemos utilizando y su rapidez a la hora de actuar en nuestro organismo, utilizándolas en aquellas zonas del cuerpo más adecuadas según sus características. En la siguiente imagen podemos ver un esquema de la rapidez de absorción de la insulina según la zona donde la inyectemos:

Brazos: Zona recomendable para las insulinas de acción rápida. Se debe inyectar en la zona externa-superior.

Abdomen: Dado que es la zona donde la insulina se absorbe más rápidamente, es ideal para aquellas de acción rápida. Se debe evitar la zona próxima al ombligo.

Nalgas: Ideal para las insulinas de acción lenta, debe inyectarse en la zona externa-superior.

Muslos: Aquí es donde más lentamente se absorbe la insulina, por lo que es recomendable para aquellas de acción lenta. La zona de inyección debe ser la parte lateral-externa y superior.

Por otra parte, a la hora de inyectar la insulina, debemos hacerlo en zonas lo suficientemente grasas para no hacernos daño, ya que debemos evitar aplicarla directamente en zona muscular. Por ello, lo más recomendable es realizar un pequeño pellizco para asegurarnos de que la zona es adecuada para que la inyección sea subcutánea y aplicarla poco a poco.

Según el tamaño de la aguja será necesario inclinar un poco o no el dispositivo para evitar una inyección demasiado profunda. El objetivo es que la inyección sea subcutánea sin que llegue a ser superficial, lo cual impediría su correcta absorción. Una vez aplicada la insulina no debemos retirar la aguja hasta pasados unos segundos, para conseguir que toda la insulina que pusimos en el medidor sea inyectada. Lo del pellizco es algo a realizar siempre que sea posible, aunque en algunas zonas como los brazos, se hace difícil pellizcar e inyectar la insulina a la vez. En esos casos puedes apoyar la zona en algún sitio para mullirla y asegurarte de que no la inyectas directamente al músculo.

También hay que tener en cuenta que la rotación de las zonas donde nos vamos inyectando la insulina es fundamental. Si nos la administramos siempre en el mismo sitio, corremos el riesgo de que se produzcan abultamientos y pérdida de tejido graso (lipodistrofia), volviéndose esa zona difícil para que la insulina pueda hacer bien su efecto.

No menos importante que todas estas recomendaciones es asegurarnos de que en todo momento utilizamos convenientemente todos los utensilios necesarios para la inyección. Debemos lavarnos convenientemente las manos antes de empezar todo el proceso, utilizar una aguja nueva para cada inyección y que esta sea adecuada en su tamaño según la cantidad de grasa que tengamos en nuestro cuerpo. Yo soy una persona más bien delgada y utilizo agujas de 8 mm. (aunque últimamente me estoy planteando cambiarme a agujas de 5 mm.) que aseguran una inyección subcutánea correcta y sin dolor. Si te haces con una rutina diaria rotando las zonas de inyección te asegurarás de que la insulina trabaje lo mejor posible y evitarás problemas en la piel.

Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

43 respuestas a Zonas recomendadas para inyectar la insulina

  1. Victor Raúl dijo:

    ¿Es mejor inyectarse Insulina Glargina Lantus por la mañana o por la noche, o es indiferente, en caso de no serlo, cual es el motivo?
    Gracias

    • Anónimo dijo:

      Es mejor inyectarla por la noche después de la cena ya que este tipo de insulina comienza a trabajar después de dos horas de aplicada y por lo mismo no permite que los niveles de glucosa bajen en la madrugada provocando un ataque de hipoglucemia. Aplicándola de esta forma, hará su trabajo durante todo el día y tus niveles de glucosa serán los más normales. Pero siempre consulta con tu médico internista para que te lo explique mejor y te quede mucho mas claro.

Deja un comentario y comparte tus ideas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s